¿Qué es el budismo?


El budismo nace hace unos 2.600 años en la India por inspiración del príncipe Siddharta Gautama. Buscando el sentido de la existencia y la emancipación del sufrimiento descubrió que la naturaleza primordial de todos los seres es claridad y armonía. Pero que, velada por actitudes y pasiones ofuscadas e insanas —como delusión, ansia e ira…—, que causan inseguridad y desarmonía, nos atrapamos en estados insatisfactorios y dolorosos. Como él mismo experimentó, es posible erradicar la ofuscación y las pasiones, revelar nuestra naturaleza y lograr así la plena armonía del ser, llamada Boddhi o Despertar. Todos los seres tenemos esa potencialidad y podemos lograr el estado ‘despierto’ o de Buddha.

El Buda Sakyamuni, como se le conocería desde su despertar, dedicó su vida a enseñar cómo despertar ese potencial natural de genuina libertad y armonía. Para ello enseñó el Dharma, una filosofía de vida y camino de conocimiento no dogmático, que conduce a la liberación personal y universal. Buda dijo:

“¡Escuchad monjes y sabios!
Como el orfebre que corta, raspa y funde el oro para examinar su pureza; así tenéis que analizar mis palabras. No las aceptéis únicamente por respeto hacia mí.”

El dharma budista se centra, esencialmente, en la práctica integrada de tres adiestramientos: ética —cultivar la armonía en el mundo y con los demás—, meditación —calma y estabilidad en la propia mente— y conocimiento o sabiduría —que reconcilia con la realidad, más allá de prejuicios o creencias—. En palabras del mismo Buda:

“No actúes de forma dañina, acumula una fortuna en actos positivos,
y domina tu propia mente. Esa es mi enseñanza.”

La practica del budismo se basa, por un lado, en el cultivo de valores universales —como respeto, generosidad y altruismo— que llevan al bienestar y armonía tanto de la persona como de los seres en general; y por otro, en el conocimiento y dominio de la mente, mediante técnicas de meditación que ayudan a desaprender actitudes y pasiones negativas y a despertar todo su potencial de calma, claridad y armonía.

Su conocimiento y dominio de la mente, basado en la experiencia, que hacen del budismo una ‘ciencia de la mente’, y su filosofía de vida, comprometida con el verdadero bienestar personal y universal, pueden ser aportaciones relevantes para las personas y problemas del mundo actual.

Georgina MalagarrigaBudismo vajrayana: el camino de la transformación (FB4)