Práctica

“La felicidad no llega de forma automática, no es una gracia que un destino venturoso pueda concedernos o un revés arrebatarnos; depende exclusivamente de nosotros. No se consigue ser feliz de la noche a la mañana, sino gracias al trabajo paciente, realizado día tras día. La felicidad se construye, lo que exige esfuerzo y tiempo. Para ser feliz hay que saber cambiarse a uno mismo.”

Matthieu Ricard (“En defensa de la felicidad”)

MalaLa práctica o aplicación, completa los adiestramientos del estudio y la meditación. Los conocimientos que se van adquiriendo con el estudio y la meditación analítica ayudan a erradicar creencias erróneas y disfuncionales, pero por sí solos no tienen la fuerza para contrarrestar las pasiones y perturbaciones neuróticas, tan profundamente arraigadas. Una mera intelectualización de esos conocimientos no cambiará nuestras vidas. Es necesario integrarlos mediante la contemplación regular e intensiva, de manera que se estabilicen y se logre un verdadero cambio. Además, y para que un cambio de visión y de actitud produzca una verdadera transformación, necesita afectar nuestros actos y motivaciones de la vida diaria.

Con esos fines, el dharma de buda presenta innumerables métodos y técnicas progresivos, adecuados a las diferentes predisposiciones y capacidades de los practicantes, que facilitan la práctica contemplativa y la aplicación en la vida cotidiana. En ese contexto, destacan los consejos para la práctica del denominado adiestramiento mental o lo.jong en tibetano.

Asimilar del dharma y obtener sus logros requiere por tanto de una práctica diaria –la denominada sadhana–, apoyada por la inspiración aportada por periodos de práctica intensiva, siempre de acuerdo con el nivel y capacidad del practicante.

El retiro, sea en grupo como en solitario, juega un papel importante en la integración del dharma. Consiste básicamente dedicar un tiempo a la práctica intensiva, para lo cual nos dotamos de condiciones favorables –libres de ocupaciones, un lugar inspirador, silencio, etc. – y nos retiramos de todo aquello, tanto externo como interno, que nos perturba y nos mantiene atrapados en hábitos y patrones perturbadores o negativos.

Programa de práctica de Dharmadhatu

Orientado a diferentes niveles.

Seminarios de explicación de la práctica:

Explicación de los diferentes métodos y prácticas generales, del sutra y del tantra.
Dirigido a todos los niveles de practicantes del dharma.

Prácticas regulares:

Práctica en grupo de sadhanas, pujas y otras prácticas, especialmente en días favorables.
Dirigidos a practicantes de dharma comprometidos con la práctica.

Intensivos y retiros:

Sesiones de práctica intensiva y de práctica en retiro, tanto de meditación general (fin de semana) y de prácticas o sadhanas específicas (de una o varias semanas).
Dirigidos a practicantes de la meditación y de dharma de diferentes niveles.

Seguimiento personalizado:

Seguimiento individualizado de la práctica meditativa.
Dirigido tanto a budistas como a interesados en la meditación en general.

 

actividades de práctica

Coixí de meditació